Skip navigation

Category Archives: Pop

00alteredbeast

Yo diría que ésta es la canción (tan sentida, tan bien hecha) que más me gusta de este chico, del que hay mucho que recomendar, y muchas cosas buenas en Spotify.
A mí me encanta el disco (olvidemos a los dinosaurios fofos; parece que el buen gusto portadil no es lo suyo) al que pertenece esta canción, Altered Beast, pero también son tremebundos el primero, Girlfriend, y el que sigue a éste, 100% FUN, que contiene la que puede que sea su canción más famosa, Sick of myself.
Aparte de que tiene mucha gracia para hacer canciones, el tío tuvo la brillante idea de hacerse con las guitarritas de Richard Lloyd y de Robert Quine, ya mayorotes por aquellos días, y, claro, eso moco de pavo no es, no, sino praliné supremo de abolengo mulé.

Por cierto, y para acabar, en Spotify hay un recopilatorio en el que uno se encuentra con Time Capsule, We’re the same o Behind the smile todas juntitas, lo cual, y digo yo que para eso se harán estas bonitas compilaciones, facilita el trabajo asaz.

Es muy simpática esta versión de hace 20 años (con presentador motivado y elegantísimo) del clásico de los Estuchis (aquí en Spotify), que también versioneó Parálisis Permanente. (Aquí en YouTube).

Pongo aquí el enlace al vídeo de YouTube porque creo que es de esos que no te dejan insertar (vaya usted a saber por qué). Aunque la verdad es que no hace falta porque pinchando en la pantalla negra ya te dirige allí, pero todo sea por dar facilidades a la gente de bien.

00billevans

Maravillosa versión del estupendo tema de amor de Alex North para Kirk Douglas y Jean Simmons en la no menos admirable Espartaco de Kubrick (con guión de Dalton Trumbo y trailarai larai lará).
Todo el disco es superlativo, colegas, y Bill Evans: grande entre los grandes y siempre campeón.
Hay bastantes cosas en Spotify, pero no Conversations with myself.

00benkwellerRUN

Una bonita canción de un chico al que ya habíamos nombrado por ahí. Alegre la mañana que no habla de [.]. Alegre la mañana.

00mink

La buena de Jayumi me sugiere esta canción como Temazo. Me place. Es del señor Mink, que luego fue Willy y siempre DeVille. El disco entero (la portada es cosa fina) está aquí en Spotify, aunque yo recomendaría este recopilatorio. Las dos primeras canciones: favoritas. Muy buenas en general.
Y en fin, ya que estamos y es gratis, recomiendo también este verdadero temazo raro de encontrar que Tarantino incluyó en una película suya (ésta: de las divertidas): It’s so easy.
Ahora habrá que ver cómo suenan estas canciones fuera del coche, que es donde siempre las hemos oído. No será lo mismo, claro. Lo cual no significa en absoluto que vaya a ser peor. Ni creo que importe gran cosa.

00harlemshakes

Hoy repetimos con estos jóvenes marchosos que nos presentó Farmerbirdie hace unos meses.
Dos razones: la primera: en Spotify ya no se puede oír su disco (no sé por qué). Y: esta canción es muy bonita y la recomiendo sin reservas.
Más: todo el disco está muy bien.

02riot

Rising riot:
http://www.box.net/shared/59mxf2ivbm

00mitchum

Un disco de un señor muy templao idóneo para estos días de canícula mórbida.
Robert Eximio. Mitchum Mirífico. Se pasa bien. Si miel: sobre hojuelas; si canela: en rama.

Aquí en Spotify.

Jean and Dinah:

00magazine

Aunque su canción más famosa (parece que Morrissey no se cansa de versionearla) es Song from under the floorboards (del disco de 1980 The correct use of soap) lo cual me parece lógico y atinado y por eso la incluyo también, yo diría que Permafrost es mi favorita.
El título es extraordinario (aquí: explicación Permafrost) y algunos versos (como «As the day stops dead / at the place where we’re lost / I will drug you and fuck you / on the permafrost») inolvidables.
También, de propina, un directo (creo que del 80) de Permafrost. Y, por qué no, amigos, un día también hablaremos de Howard Devoto en solitario y, seguro, de Barry Adamson también en solitario. Ambos lo merecen. Vive Dios que sí.
Y es que hay tiempo para todo, me parece a mí. Y habrá más en ese maravilloso futuro de nanorrobots en el que la unión de la biología y la tecnología hará de todos nosotros algo mejor: más inteligente, más sano y más hermoso.

Aquí, Magazine en Spotify.

Permafrost:

Song from under the floorboards:

00dongibson

Una maravillosa canción de Don Gibson para acabar la semana. Otro día seguramente hablaremos de Oh, Lonesome me, porque lo que ha hecho M. Ward (con la ayuda de Lucinda Williams) en su último disco con ese temazo es admirable.

00eno

Aunque no sabría decir muy bien si ésta es la canción que más me gusta de este disco, supongo que elegirla es lo más pertinente, y así lo hago. Es el primero de este señor (ahora ya mayor, dicen que a todas horas ocupado en sus cosas y en las de otros) en solitario (se ve que hay uno anterior con Robert Fripp), ya sin sus amigos de la Roxy Music. Se puede considerar recomendable sin muchos miramientos, la verdad. Aquí está entero en Spotify, donde también hay más cosas. Por ejemplo, My life in the bush of ghosts, del 81, con David Byrne, que fue muy pionero (y mira que es bonito esto de la pioneridad, tú; es cosa que se mira mucho) y muy avant la lettre (que también es siempre la mar de resultón, oye, para qué nos vamos a engañar).

Baby’s on fire:

00elvisperkins

Este chico es el hijo de Anthony Perkins y en este disco [Miércoles de Ceniza] (dicen que) habla de la muerte de su padre (SIDA) y de la de su madre (en uno de los aviones que los terroristas hicieron estallar contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001), lo cual, en principio, no parece que sea lo más decoroso para un artista, aunque parece que al tal Elvis sí se lo pareció.
La canción que sigue parece que plantea la posibilidad de que su madre se hubiera quedado dormida y hubiera perdido así el vuelo malo. Sea como sea, la canción (aquí el disco entero en Spotify) es muy bonita y, la verdad, sentida.
Para acabar diremos que hace poco acaba de sacar un disco que (en mi modesta opinión, claro; no sé lo que dirá Will Carmichael Pastenaga, ni creo, y si me lo preguntaran así lo afirmaría [incluso poniendo mi mano sobre la sagrada biblia de Gedeón] que tenga especial relevancia lo que opine el por otra parte admirable Sr. Carmichael Pastenaga) es bastante mejor que el de la ceniza. Se llama «Elvis Perkins in Dearland» y está en Spotify: aquí.

While you were sleeping:

00Deerhoof

Ya hace tiempo que quería hablar de este disco de Deerhoof (aquí en Spotify), aunque no sabía muy bien a qué canción dedicar la entrada. The perfect me, la primera del disco, era una muy buena opción, pero al final me decido por ésta, en la que la Satomi Matsuzaki (o sea: la chica que canta) está la mar de simpática. Que conste, en todo caso, que todo el disco vale la pena y derrocha imaginación y bonhomía (si se me permite, claro, la expresión; y si no se me permitiera, hágasemele saber; o lo que es lo mismo: adviértasemele).

+81:

00dmstith

DM Stith (la D de David y la M de Michael) es un muchacho de Brooklyn del que, la verdad, no puedo contar mucho, pero he tenido la oportunidad de escuchar este disco que acaba de sacar y me ha parecido excelente. Que no es poco. Añado una canción muy bonita, aunque todo el disco tiene su aquél.
Aquí hay varios vídeos de este zagal por si os interesa oír alguna canción más. Gracias y buenas noches.

Fire of Birds:

00bitteorca

Es éste un grupo curioso del que parece que hablan mucho los aficionados (si me apuran, incluso los profesionales) a hablar de estos asuntos musicales de la actualidad y de lo que se estila (porque lo que no se estila ya sabemos lo que dicen que es: que te pongas para cenar jazmines en el ojal). Un tal Dave Longstreth es el que coordina todo esto, y parece que en cada ocasión se hace acompañar de los músicos y las voces que le parece oportuno.
La canción que viene a continuación es quizá la más llamativa del disco (que puede oírse entero en Spotify, aquí), aunque me atrevería a consejar también la siguiente que, aunque de un estilo muy diferente, también les ha quedado la mar de bonita: Two Doves.

Stillness is the move:

Ya que ayer hablábamos de Ricky Nelson, aprovecho para colar esta maravillosa escena de una maravilla aún más grande: Río Bravo, de Howard Hawks.
Cualquiera que haya visto la película (supongo que casi todo el mundo) la reconocerá al momento, pero si hay alguien por ahí que no ha tenido el gusto (el placer, más bien, que no hay por qué ser tibio cuando algo es tan sublime), le aseguro que pasará 141 minutos de tremebundo gozo audiovisual.
Y añado, así como quien no quiere la cosa (que para mañana es tarde y nunca se sabe si a escondidas viene la hora mala): ¡Viva Howard Hawks!

00farmerbi

Sirva este Try, uno de sus innumerables éxitos, para homenajear al gran Farmerbirdie ahora que las circunstancias le impiden atender sus obligaciones para con el Temazo como a él le gustaría.
Y no olvidéis, amigos, el lema que corona sus panderetas de plástico-estandarte: él os ama.

Maravillosa canción de Ricky Nelson, del que aquí en Spotify hay canciones de sobra para pasarlo bien sin perder la compostura.
Aunque me gusta más la versión de toda la vida, es adorable verlo entre gente tan educada, limpia y amable.

Y, ya que estamos, no me resisto a dejar pasar esta canción (Garden Party) de mucho más tarde, del 72, cuando el pobre ya había perdido su brillo. La letra es curiosa, la verdad. Con ella logró un nuevo éxito, aunque no habla precisamente de eso.

00eef

Eef Barzelay, el líder (o como quieran llamarlo) de Clem Snide sacó este disco el año pasado que tiene dos canciones excelentes: la 1 y la 2. Aquí esta entero, y vale la pena, pero para más comodidad, adjunto la 1 y la 2, que como acabo de decir, son las que trufan el praliné esta bonita mañana recién estival aunque no de sol muy esplendente:
Could be worse:

The girls don’t care:

00sallytimms

Este single en plan Pimpinela de portada horripilante pegó fuerte y con ganas (oh, sí) cuando yo era un chaval. Es de esas canciones que uno recuerda con algún interés. Otras: con ninguno. De las demás: no me acuerdo. Gracias.
De la tal Sally Timms no sé mucho, la verdad. De Marc Almond (o, mejor: de Soft Cell) seguro que hablamos otro día, que los chicos lo merecen.

00JustinTownesEarle

Nos encanta su padre (Steve), su tía (Stacey) y el señor que inspira su segundo nombre (Townes Van Zandt), así que era inevitable que trajéramos por aquí a este jovencito que ha sacado este año su segundo disco: Midnight at the movies.
También el primero, The good life, era bonito.
Además, la canción que he escogido sirve también de recuerdo a los Replacements. Vamos, lo que se dice dos pájaros de un tiro. Tan ricamente.

Can’t hardly wait:

00flips

Traigo esta canción del Yoshimi battles the Pink Robots (bonito título, por cierto) porque en marzo de este año se convirtió en Himno Rock Oficial del Estado de Oklahoma después de quedar la primera en una votación on-line. Parece que tuvo algunos problemas en el trámite, pero el empeño personal del Gobernador Brad Henry (así al menos lo cuenta la Wikipedia) lo hizo posible.
En fin, eso era todo. Curioso.
Se me ocurre imaginar qué pasaría en España si nos diera por votar el himno rock de Murcia, o de Asturias o de Andalucía o de pirulín pirulero. Se me ocurre, pero prefiero no insistir mucho, que estas cosas las carga el diablo. Olvidadlo, pues, si sois tan amables.

Aquí está la canción (y más cosas de estos chicos ya veteranos, en Spotify) para el que le interese.

00jesu

Hoy traigo el disco («Conqueror» se llama; también la canción que acompaña este comentario) de un trío galés que hace una especie de metal tecnológico post-industrial (o vaya usted a saber) de una cadencia reposada que aunque puede resultar tediosa para algunos, es muy de mi gusto.
Todo el disco es muy similar a la canción que le da nombre, y no sé si los otros (que alguno más tienen) van por el mismo camino, pero me imagino que, más o menos, sí.
Se puede probar, pues, con ésta, que es la primera; en el caso de que no te convenza, olvídate de estos tales y a volar.

Conqueror:

Simplemente, porque es una cancion preciosa.

Gillian was a horse:
http://open.spotify.com/track/6W3YVsjvbvYZwQYP9OREmW

00frontera

Dos canciones de un disco de La Frontera que oía cuando era chico y que se conservan muy bien. Eso sí: ojalá en lugar del 87 se hubieran grabado ayer mismo, porque sonarían bastante mejor (supongo; es lo que suele pasar).
Añado una del Spotify que también me gusta, aunque un poco menos: 10 minutos de pasión.
En cuanto a lo demás, como en otras ocasiones, prefiero no pronunciarme.

Aunque el tiempo nos separe:

¿Quién rompió el hechizo?: